martes, 27 de septiembre de 2011

Caminaré por los senderos


La dulzura de este atardecer veraniego, ya en otoño, me ha traído este poema de Rimbaud, que comparto contigo como recuerdo de todas esas tardes de plácida libertad que nos ha regalado el verano que acaba. No hay que preocuparse. El otoño, con sus sábanas cálidas y su tiempo reposado, toca ya el cristal de nuestra ventana. 

Sensation

Par les soirs bleus d'été, j'irai dans les sentiers,
Picoté par les blés, fouler l'herbe menue:
Rêveur, j'en sentirai la fraîcheur à mes pieds.
Je laisserai le vent baigner ma tête nue.

Je ne parlerai pas, je ne penserai rien:
Mais l'amour infini me montera dans l'âme,
Et j'irai loin, bien loin, comme un bohémien,
Par la Nature, -heureux comme avec une femme.

Arthur Rimbaud | 1870

Que en la traducción de Javier del Prado (Cátedra, Letras Universales), dice así:

Iré, cuando la tarde cante, azul, en verano,
herido por el trigo, a pisar la pradera;
soñador, sentiré su frescor en mis plantas
y dejaré que el viento me bañe la cabeza.

Sin hablar, sin pensar, iré por los senderos:
pero el amor sin límites me crecerá en el alma.
Me iré lejos, dichoso, como con una chica,
por los campos, tan lejos como el gitano vaga.




Los paisajes son del pintor impresionista noruego Frits Thaulow (1847-1906).

10 comentarios:

  1. Una belleza de entrada, en perfecta simbiosis versos y pinturas.
    El poema de Rimbaud lo conocía y me ha gustado recordarlo. Pero este pintor me es absolutamente desconocido y me han encantado las dos pinturas que muestras, ¡qué descubrimiento!
    Un abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la traducción. Para mi, el mejor poeta jamás leído, e infernal.

    ResponderEliminar
  3. El verano visto desde el invierno parece siempre algo irreal. Bienvenidos sean los días más cortos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Rimbaud, poeta para las cuatro estaciones, tan dios como diablo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. ...........
    Sin hablar, sin pensar, iré por los senderos:
    pero el amor sin límites me crecerá en el alma.

    Me encantan el texto, las pinturas...una combinación admirable.
    El otoño también es bello..

    Un saludo
    Cristina

    ResponderEliminar
  6. Isabel, gracias como siempre por tus amables palabras. A Frits Thaulow lo descubrí hace poco. Como sabes, me gusta mucho la pintura de paisajes y para mí ha sido una sorpresa encontrarlo. Sus ríos son impresionantes. Alguno más aparecerá por aquí. Seguro que no me puedo resistir. Un abrazo también agradecido.

    ResponderEliminar
  7. Joven llamado Cuervo, Rimbaud es realmente muy bueno. Su poesía tiene algo que se te escapa, nunca llegas a conocerlo bien, como puedes creer que conoces a otros poetas. Siempre es nuevo. ¿No crees? Lo de las traducciones de Rimbaud tiene también su miga. La primera edición que tuve (Libros Río Nuevo) era penosa. Unas traducciones de diccionario que hasta yo podría hacerlas. Menos mal que traía los textos en francés. Hace poco compré la de Cátedra, también bilingüe, para leerlo en condiciones. Hay una diferencia abismal. Aunque en este poema concreto se permite demasiadas licencias (creo), el resultado es muy válido como poema. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Retablo, veo que es usted amante de los cortos días otoñales. Pues lamento comunicarle que, a este paso, estaremos instalados en un verano eterno hasta por lo menos diciembre. El otoño llegará tarde, pero tan majestuoso como siempre. El invierno ni se sabe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Juan, Rimbaud es tan rico que podríamos encontrar, como dices, textos para las cuatro estaciones del año. Y, por supuesto, para el cielo y el infierno. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Cris, me alegro de que te haya gustado la entrada. Soy un enamorado del verano, pero el otoño también me gusta mucho, aunque este año se está haciendo de rogar, al menos en el Sur. Un saludo.

    ResponderEliminar