domingo, 28 de octubre de 2012

Deseo


Que tus demonios salgan de noche, mientras duermes. Que luchen entre sí y sus voces agrias pueblen tus sueños de risotadas putrefactas y delirios de fin del mundo. Que truenen los metales oxidados y los árboles caídos. Y que, al amanecer, derrotados todos, despiertes con la dulce sonrisa de la victoria y la caricia cercana de unos labios.

Fotografía | Ariadone, de Mitsutoshi Hanaga

1 comentario:

  1. La dulce victoria sobre la mierda de vivir. Invaluable.


    Saludos

    ResponderEliminar